UNA SEÑORITA NO DICE TACOS

Hola, soy Patri y estoy hasta el coño de comentarios absurdos.

 

¿La has oído?

 

–¡Ha dicho coño!

 

–jajaja

 

–La gente joven ya no sabe cómo llamar la atención.

 

–¿De qué va?

 

–Pero si creo que tiene como 35…

 

–Pues peor me lo pones.

 

–La verdad, no es por machismo, pero es que queda feo que una mujer hable así.

 

–Debe ser que como ahora todas quieren parecerse a los hombres.

 

–Será una amargada.

 

Si te suena de lo que te estoy hablando, los emails te van a encantar:

Darse de alta es gratis, pero si no te mola mi rollo te puedes dar de baja en cualquiera de los emails. Tendrás un presssioso botón al final de cada uno para hacerlo con un clic.

Una vez estaba en clase de geografía en el instituto y tenía muchas ganas de ir a hacer pis.

 

–Mírala, ahora se hace la fina.

 

Soy de hacer mucho pis. Te lo digo porque si salimos a cenar, después tendré que ir al baño 5 veces seguidas, es así.

 

Un punto a favor es que no se me hinchan los tobillos porque no retengo líquidos, porque por la edad, ya podría.

 

Ese día, encima tenía la regla y unos dolores que me costaba estar sentada.

 

Me imaginaba tumbándome en el suelo y rodando como una croqueta, en postura fetal, feliz. A veces lo he hecho, pero en clase no me atreví nunca y ya se me ha pasado el arroz para eso.

 

–Fíjate, y ahora dice que se le ha pasado el arroz. ¿Eso no era machista o qué?

 

–No hay quien las entienda.

 

Entonces levanté la mano:

 

–¿Puedo ir al baño un momento? Es que tengo la regla.

 

No quería justificarme, pero no sé por qué, veía importante señalarlo.

 

Los chicos de clase empezaron a reírse de mí y las chicas estaban con la boca abierta.

 

-Si tienes que ir al baño, no hace falta que me digas que tienes la regla. Eso es privado.

 

Privado mis cojones,  pensé.

 

Estos dejes de jefecito aún los tengo, de esta mierda cuesta salir.

 

De aquella, me enfadé y, como buena adolescente rebelde, cada vez que tenía que ir al baño y tenía la regla, lo decía. Al final acabaron acostumbrándose todos: profesores y alumnado.

 

–Mira, dice alumnado para no decir alumnos.

 

–Por favor, qué pesada.

 

Seguro que es la típica que dice “una médico”, pero luego dice “el alumnado”.

 

Ahora, que voy empezando a entender de qué va la vida (aunque aún no lo tengo del todo claro), sé que es importante visibilizar.

 

La regla y todo lo que tenga que ver con nosotras.

 

Y tener un espacio para sanar.

 

Esto es lo que encontrarás en la newsletter.

 

Me gusta decir que son consejos de supervivencia emocional y física.

 

Y si esta historia te parece curiosa y te ha provocado alguna emoción positiva como alegría, sorpresa, risa…, entra y mira los emails:

Darse de alta es gratis, pero si no te mola mi rollo te puedes dar de baja en cualquiera de los emails. Tendrás un presssioso botón al final de cada uno para hacerlo con un clic.

Si, por el contrario, te ha provocado asco, miedo o rechazo de algún tipo, pero te va la marcha, también puedes apuntarte.

 

Quién sabe, quizá te acabes reconvirtiendo.

 

Pero si tienes demasiado miedo de que eso pase, mejor no pongas tu email aquí abajo:

Recuerda: darse de alta es gratis, pero si no te mola mi rollo te puedes dar de baja en cualquiera de los emails. Tendrás un presssioso botón al final de cada uno para hacerlo con un clic.